Cruceros a Saranda

Sitio arqueológico de Butrint
Castillo Ali Pasha Tepeleni
Monasterio de Mesopotam

Buscá tu crucero por el Mediterráneo

Saranda

Tu guía por el sur de Albania

Gracias a uno de los entornos naturales más hermosos de toda la costa de Albania, con sus playas de pequeñas piedras naturales y un precioso mar azulado, Saranda (situada tan cerca de la frontera con Grecia, que desde su costa puede verse Corfù) se ha convertido en uno de los destinos turísticos más apreciados de un crucero MSC por el Mediterráneo.


Esta ciudad costera es una de las más modernas de toda la región, y ofrece a sus visitantes muchas maravillas históricas y medioambientales, además del mar. 


Entre los puntos de interés más relevantes se encuentran las ruinas de la antigua Onchesmos (como se conocía antiguamente a Saranda), los restos de la ciudad de Foinike, el sitio arqueológico romano de Butrint, que ha sido recientemente renovado y restaurado para devolverle su antiguo esplendor; y el castillo del siglo XIX de Ali Pasha Tepeleni, una imponente estructura cuadrada con vistas al mar Adriático que representa uno de los edificios más emblemáticos de Albania. Caminando por las calles de Saranda, vas a disfrutar de la atmósfera típica de esta ciudad

Una excursión MSC te va a llevar a visitar el manantial de karst de Syri Kalter con su famoso Ojo Azul, una laguna azul reminiscente del iris de un ojo humano. La laguna se encuentra en medio de un espléndido bosque de robles, lugar perfecto para disfrutar de un pícnic y reencontrarnos con la naturaleza. En esta zona también se encuentra el monasterio de Mesopotam, que data del siglo XIII y es la única iglesia bizantina bien conservada de toda Albania.
Caracterizada por una planta de una sola nave con dos ábsides, este antiguo lugar de culto está dedicado a San Nicolás (Shën Kolle).

Qué ver en Saranda

Descubrí nuestras excursiones

    Albania

    Uno de los rincones mejor conservados del Mediterráneo.
    Uno de los rincones mejor conservados del Mediterráneo.

    Tras décadas de régimen aislacionista, Albania parece no encajar en el gran rompecabezas continental, con claras notas exóticas que emanan de su lenguaje, costumbres y gastronomía.


    Con su masa de montañas escarpadas rodeadas de playas vírgenes, el sur de Albania es la parte más atractiva del país. La ruta interior recorre enriquecedoras ciudades como Berat y Gjirokastra, que albergan gran cantidad de edificaciones otomanas.
      
    Si nos dirigimos hacia la costa jónica, vas a encontrar uno de los pocos tramos vírgenes de la costa mediterránea europea; un lugar casi permanentemente soleado donde una hilera de montañas grises interrumpen el azul del mar y del cielo. En un día claro, vas a poder ver Italia desde el Paso de Llogara, situado a 1027 metros de altura.


    Con vistas a Corfú, y a tan solo un día de viaje de la isla griega, la soleada Saranda es quizás el punto de entrada más atractivo de Albania; es el lugar perfecto para relajarse, pasear y ver la puesta de sol mientras te tomas un cóctel. Hay playas en la ciudad, pero son mejores las que están cerca del tesoro arqueológico de Butrinto, a unos 25 km al sur.