Cruceros a Alejandría

Una auténtica ciudad costera
La icónica e hipermoderna biblioteca
El céntrico barrio de Al-Mansshiya

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Alejandría/ El Cairo

La antigua capital egipcia

Alejandría fue la capital de Egipto durante casi mil años antes de caer lentamente en el olvido, para después resurgir en la edad moderna como una ciudad europeizada. En árabe se llamó Al-Iskandariya por su fundador,Alejandro Magno.

Para aquellos que visiten Egipto con un crucero MSC, los tres principales atractivos de la ciudad son su biblioteca, el Museo Nacional de Alejandría y el Teatro Romano (todos cerca del casco antiguo, a quince minutos a pie del céntrico Midan Sa’ad Zaghloul).

Alejandría se extiende a lo largo de 20 km paralela al Mediterráneo, sin meterse nunca tierra adentro más de 8 km, por lo que es una auténtica ciudad costera. Con una excursión MSC por el Mediterráneo podrás conocer la gran Al-Kurnīsh o carretera de cornisa que rodea el puerto oriental y sigue a lo largo de la costa hasta alcanzar las ciudades costeras de Montazah y Ma’amoura, interrumpiéndose finalmente en la playa de Abu Qir. La mayoría de los extranjeros se mueve por el céntrico barrio de Al-Manshiya, donde se concentran numerosos restaurantes a ambos lados de las calles, o por el barrio de Midan Sa’ad Zaghloul.

La carretera de cornisa (y la brisa que sopla siempre hacia el interior) hacen muy sencilla la orientación, pero en algunos puntos la ciudad es bastante laberíntica e incluso los mapas más nuevos no cubren todas las callejuelas del centro. Comenzando desde Midan Sa’ad Zaghloul, Sharia Nabi Daniel se abre hacia una bulliciosa calle comercial y lleva hasta la estación de Masr, pasando por una sinagoga, una catedral copta y una mezquita, cada una de ellas ligada a un período de la historia de Alejandría.

Sin embargo, lo único que recuerda el antiguo aspecto de la ciudad es la estructura de sus calles, que sigue el trazado de la antigua calle del Soma, una arteria pavimentada en mármol que deslumbró a los árabes en el año 641, aunque los edificios más hermosos ya habían desaparecido.

Qué ver en Alejandría

Descubrí nuestras excursiones

    Tu busqueda para este puerto no tiene resultados. Por favor, cambiá el filtro para encontrar la mejor manera de descubrir el destino.

Egipto

A la sombra de las pirámides
A la sombra de las pirámides

Fueron los antiguos griegos y romanos quienes empezaron la moda de visitar los ciclópeos escalones de las pirámides y de los colosos de Tebas.


Durante el periodo colonial, Napoleón y los británicos saquearon los tesoros de Egipto para llenar sus museos nacionales y empezaron a atraer a “grandes turistas” que, con el tiempo, se convirtieron en una multitud de viajeros que se entretenían haciendo cruceros por el Nilo o en lecturas de jeroglíficos organizadas por el emprendedor Thomas Cook. Un crucero por Egipto hoy no significa solo los monumentos del Valle del Nilo o los zocos, las mezquitas y las madrazas del Cairo, sino también fantásticos arrecifes de coral y peces tropicales, dunas, antiguas fortalezas, monasterios y arte prehistórico rupestre. El territorio en sí parece una broma de la naturaleza, cuya alma es el río Nilo.

Desde la frontera con Sudán hasta las playas del Mediterráneo, el Valle del Nilo y su delta están rodeados por áridas llanuras, tan deshabitadas como atestadas están las primeras. Esta neta dualidad entre fertilidad y desolación es fundamental en el carácter egipcio y ha modelado el desarrollo del país desde tiempos prehistóricos, trazando un lazo que une diferentes culturas y poblaciones distantes más de siete mil años. Aunque la mayor parte de los visitantes vienen aquí por sus monumentos, al final los mejores recuerdos estarán ligados a sus gentes y a su forma de vida.