San Petersburgo

El Museo Estatal del Hermintage

Palacio Peterhof

La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

Encontrá tu crucero en el Norte de Europa

San Petersburgo

Comenzá a planificar tu crucero reservando excursiones en San Petersburgo.

San Petersburgo, la segunda ciudad más grande de Rusia, se encuentra en la desembocadura del río Neva, con vistas al atmosférico mar Báltico. Este destino de MSC Cruceros en el Norte de Europa ofrece excursiones fascinantes por la capital, conocida por su cultura, arquitectura y calles de libros de cuentos
Las excursiones de MSC Cruceros ofrecen muchas cosas interesantes para ver, que incluyen:

• El Museo Estatal del Hermitage
• Palacio Peterhof
• La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

El Museo Estatal del Hermitage, ubicado en el centro de San Petersburgo, es uno de los museos más extensos del mundo. Compuesto por seis magníficos edificios de los siglos XVIII y XIX, el complejo alberga aproximadamente tres millones de obras notables de artistas italianos, holandeses y franceses. En una Excursión de MSC Cruceros, verás la colección adquirida por la emperatriz Catalina la Grande alrededor de 1764. Maravillate con una gran variedad de pinturas, textiles, muebles y joyas invaluables.

Realizá una excursión de MSC Cruceros al Palacio Peterhof, un majestuoso Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y la antigua residencia de Pedro el Grande. Construido a principios del siglo XVIII, es una de las hazañas arquitectónicas más asombrosas de Rusia, que alberga un conjunto de pinturas, muebles, telas y porcelana. Explorá extensos jardines adornados con una multitud de impresionantes fuentes, especialmente la Gran Cascada y el Samson. ¡Las fuentes engañosas, como Little Oak, el abeto y el paraguas, son un verdadero favorito entre los niños!

La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada, construida entre 1883 y 1907, es un hito emblemático de San Petersburgo. En una excursión de MSC Cruceros, admirarás las características arquitectónicas únicas del edificio, que incluyen un interior colorido, cúpulas en forma de cebolla, intrincados mosaicos bíblicos y una fachada adornada.

ANTES DE TU CRUCERO

A partir del 1 de octubre de 2019, algunos huéspedes de cruceros que visiten San Petersburgo (Rusia) pueden hacerlo con una visa electrónica, que solo está disponible para algunas nacionalidades y que también debe obtenerse antes del crucero. Consultá el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia para obtener toda la información, incluidas las nacionalidades elegibles, los horarios de apertura y los procedimientos para obtener la visa electrónica. 

Qué ver en San Petersburgo

Descubrí nuestras excursiones

    Rusia

    El gran poder
    El gran poder

    La Rusia europea se extiende desde la frontera con Bielorrusia y Ucrania hasta los Montes Urales, a unos 1.000 km al este de Moscú; incluso sin el resto de la vasta Federación Rusa, constituye con diferencia el país más grande de Europa.

    Antiguamente potente imperio zarista y superpotencia comunista, Rusia sigue fascinando a sus visitantes. Moscú, la bulliciosa capital rusa, combina la energía frenética de las ciudades orientales con la atmósfera cosmopolita de las ciudades occidentales. 


    Con su densa población y su impresionante arquitectura, desde los palacios zaristas del Kremlin y las cúpulas de bulbo de la Catedral de San Basilio, hasta los monumentales restos de época comunista y los colosales proyectos actuales, esta metrópolis puede llegar a abrumarte. 


    En neto contraste, San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, se ha ganado el nombre de “la Venecia de Europa del Norte” por sus preciosos canales y sus elegantes edificios. 


    Un crucero por Rusia es una oportunidad única para visitar su puerto, fundado en el siglo XVIII por el zar Pedro el Grande intentando emular lo mejor de la elegancia de la Europa occidental

    Hoy en día sus habitantes están más relajados y son más amigables que los de la capital, y su situación en el delta del río Neva es incomparable, ya que le regala unas infinitas vistas sobre las aguas.