Split

Un legado histórico único
Un amplio y vivo paseo marítimo
El Palacio de Diocleciano

Buscá tu crucero por el Mediterráneo

Split

Relajarse en un café mirando hacia el horizonte azul

Con sus cafés frente al mar y sus callejones antiguos, los vendedores ambulantes y el bullicio de la gente, la exuberante Split es una de las ciudades más atractivas de Croacia y del Mediterráneo, y lo vas a notar enseguida cuando desembarques de tu crucero MSC.

Cuenta también con un legado histórico único, pues se desarrolló en torno al palacio que el emperador romano Diocleciano construyó aquí en el 295 d. C. El palacio es la guinda de Split, que se fue transformando gradualmente en un laberinto de casas, residencias, iglesias y capillas por los sucesivos pueblos que la habitaron tras la marcha de los sucesores de Diocleciano.

Convertido hace mucho tiempo en el centro de la ciudad de Split, el Palacio de Diocleciano no es un yacimiento arqueológico. Aunque aún se conservan algunos elementos aislados como el Mausoleo de Diocleciano (actual catedral) y el Templo de Júpiter (actual baptisterio), otras partes del palacio han sido reestructurados tantas veces por las sucesivas generaciones que hoy en día es imposible reconocer la antigua estructura romana. El mejor lugar para empezar a explorar la ciudad con una excursión MSC es por el lado del palacio que da al mar, el amplio y vivo paseo marítimo de Split.

Construido a lo largo de la fachada sur del palacio, rebosante de tiendas, cafés y donde se ha construido una serie de mini apartamentos, es día y noche el punto de encuentro de gran parte de los habitantes de la ciudad para ver a los amigos, ponerse al día o ir a tomar un café. Casi todo lo que hay que ver en Split se concentra en el compacto casco antiguo tras el paseo marítimo, formado en parte por los restos del Palacio de Diocleciano y sus reestructuraciones y por los añadidos medievales al oeste del centro. Podés cruzar esta zona en solo 10 minutos a pie, aunque haría falta una vida entera para descubrir todos sus rincones y recovecos.

Qué ver en Split

Descubrí nuestras excursiones

    Croacia

    Naturaleza y glamour
    Naturaleza y glamour

    Un viaje a Croacia durante un crucero por el Mediterráneo te va a hacer conocer un país bendecido con numerosas maravillas naturales que incluyen más de 2.000 km de costa escarpada y rocosa, y más de mil islas, cubiertas por una vegetación exuberante.


    Unas vacaciones en Croacia también ofrecen mucho glamour urbano, con puertos llenos de yates y numerosos bares de cócteles, especialmente en los destinos de moda como Dubrovnik y Hvar. En el extremo norte de la larguísima costa croata, la península de Istria alberga muchas de las localidades de veraneo más desarrolladas del país, además de las antiguas ciudades venecianas de Poreč y Rovijn, y la ciudad portuaria de Pula, donde encontramos unas impresionantes ruinas romanas. Al sur de Istria, el Golfo del Carnaro está protegido por la ciudad de Rijeka, importante ciudad portuaria con una animada vida cultural.

    Al sur del Golfo del Carnaro se extiende Dalmacia, un trecho de costa áspero rodeado de montañas y salpicado de islas. La principal ciudad del norte de Dalmacia es Zadar, con animadas callejuelas llenas de iglesias medievales. Split, la segunda ciudad de Croacia y la principal de Dalmacia del sur, es un vibrante y caótico puerto con un antiguo centro construido alrededor del palacio del emperador romano Diocleciano.