Klaipeda

El único puerto de Lituania
La escultura de los Cuatro Vientos
El Barrio de los Artesanos

Buscá tu crucero por el Norte de Europa

Klaipeda

Donde lo viejo y lo nuevo se unen

Cuando llegás a Klaipeda, el crucero atraca en el único puerto de Lituania, que lleva operativo desde mediados del siglo XIII.

El casco antiguo, ya existente cuando la ciudad se llamaba Memel, fue construido con el típico estilo de las aldeas medievales alemanas, incluida la plaza con su majestuosa torre del reloj. Klaipeda está dividida en dos zonas: el pueblo nuevo, a la derecha del río Dane, y el pueblo viejo, en la orilla izquierda.

Esta última tiene la clásica estructura de damero típica de las ciudades alemanas del siglo XVII y en ella aún encontramos bonitos edificios encañados como, por ejemplo, los del barrio de los artesanos: en otra época almacenes, hoy albergan galerías de arte, cafés y locales. Se encuentran muchas esculturas por toda la localidad, empezando por la de los Cuatro Vientos en el puerto, en la entrada de la terminal donde te espera tu Crucero MSC.

No te pierdas el bonito Teatro Dramos, el edificio principal de la plaza donde también vas a encontrar una estatua dedicada al poeta Simon Dach. El Crucero MSC por el Norte de Europa también te ofrece dos excursiones, ambas a lo largo de la costa. Palanga, en el norte, es la mayor localidad costera de Lituania, con un bonito paseo que termina en un largo embarcadero en el mar. Está situada a lo largo de la antigua Vía del Ámbar, y no es difícil encontrar por la arena pequeños trozos de esta piedra hecha de resina después de las fuertes tormentas.

Donde seguro vas a poder admirar esta piedra es en el Museo del Ámbar de la ciudad. En cambio, al sur encontramos la península de Neringa, un tómbolo de arena de 98 km que separa la Laguna de Curlandia del Mar Báltico y donde vas a encontrar la duna más grande del norte de Europa, en Nida; este lugar es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su importante valor para la biosfera.

Qué ver en Klaipeda

Descubrí nuestras excursiones

    Lituania

    Hospitalidad y orgullo
    Hospitalidad y orgullo

    Lituania es un país vibrante, peculiar y en buena parte incontaminado, que vivió rápidos cambios desde su independencia de la Unión Soviética en 1990.
     
    Durante tu Crucero MSC por el Norte de Europa vas a encontrar amplios espacios para realizar actividades al aire libre en los parques nacionales y un buen número de estupendas playas, así como un claro contraste entre la vida urbana y la sencillez de la vida rural. Fuertemente orgullosos de su país, los lituanos son más exuberantes y acogedores que sus vecinos bálticos, por lo que vas a apreciar su hospitalidad allá donde vayas.

    En un crucero por Lituania, el reducido tamaño del país hace que desplazarse sea bastante barato; incluso en los destinos más visitados, el volumen de turistas es más bajo y te va a dejar con la sensación de que aún hay mucho por descubrir. Vilnius, la capital, puede presumir de un centro histórico barroco con estrechas callejuelas, mientras que la segunda ciudad del país, Kaunas, tiene un centro con mucho encanto y un par de museos de interés, con algunos restaurantes y bares excelentes.

    La ciudad portuaria de Klaipėda es una parada muy recomendable de camino a las localidades de Neringa (el istmo de Curlandia), una peculiar lengua de dunas de arena y bosques que protegen Lituania del Mar Báltico, o Palanga, la ciudad de la diversión de Lituania, adonde todo el mundo va en verano para salir de fiesta.